(POLÍTICA) Brígida Arcuri: “Todavía no vislumbro un buen candidato para el 2019”.

Hoy en nuestros personajes destacados, tenemos a la Señora Brígida Arcuri, una persona que quedó en el recuerdo de muchos en el distrito. Sus tres mandatos como intendente de San Vicente lo confirman. 

Brígida Malacrida de Arcuri es una mujer nacida hace 71 años en el norte de Italia, en Polpenazze, en la Provincia de Brescia.  Llegó en el año 1950 a suelo argentino, luego de más de un mes de viaje en barco, ya que por las penurias de la guerra su familia debió trasladarse a nuestro país en búsqueda de un nuevo horizonte, pero el tiempo y la vida la depositarían en un lugar que ama con su corazón: el distrito de San Vicente.

Nuestra entrevistada no pudo evitar narrar con emoción su llegada a la Argentina. “Fue cuando tenía 4 años de edad. Fue un viaje de 30 o 40 días en barco deplorable, recuerdo a mi mamá y mis tías con sus hijos. Hay cosas que me marcaron, como cuando llegué al Puerto de Buenos Aires. Mi padre había venido dos años antes, había sido contratado por una empresa constructora, que a la vez había sido subcontratada por la parte gremial del peronismo, encargada de hacer un barrio en Guernica para La Corporación, que era el sindicato de los tranviarios”, explicó.  “Soy una agradecida de aquel peronismo, porque le mostraba a los que llegaban que había otra opción que no era la guerra y donde se podía trabajar, porque había trabajo para todos, para los argentinos y los no argentinos como nosotros”, deslizó.

Guernica fue el primer lugar donde se asentó con su familia, después llegaría a Alejandro Korn en 1973, año en el que se casó con su esposo y ex senador, Antonio Arcuri. Desde el año 1995, hasta el 2007, fue intendente del distrito. Muchos la recuerdan con cariño y por la diversa cantidad de obras que se realizaron durante su gestión. 

De formación docente, pero con gran experiencia en política dentro del Justicialismo, accedió a esta entrevista y en nuestros personajes destacados hoy tenemos la oportunidad de tener a Brígida Malacrida de Arcuri.

¿Cómo fue la previa de tu llegada a la vida política?
-Mi paso anterior a la política fueron 30 años desde el aula, eso me sirvió para mucho, porque me permitió relacionarme con los problemas de las familias. Yo no tenía ninguna aspiración política ni otras intenciones, solamente que me conecté con todas estas problemáticas, tanto en el aula, como en las direcciones y en la vicedirección.
Pero en realidad, cuando  mi marido ya era Senador, yo tenía muchas oportunidades de ayudar a la gente en el distrito. Me empecé a involucrar así, de una manera simple, sin quererlo. Estaba muy adentrada en la parte social, con las becas para los estudiantes y me empecé a introducir y cuando me quise dar cuenta estaba muy demasiado involucrada, je je.

¿Cómo se logra perdurar tres  períodos de intendencia?
-Yo creo que Dios me puso en el momento justo y en el lugar justo, lo que puedo asegurar es que lo hice, lo hice con un gran cariño por la gente. Pero no lo hice sola, teníamos el apoyo del gobierno Provincial, el apoyo de mi esposo que era Senador que nos dio una mano muy grande, Pero por sobre todo el apoyo de la gente común, de la gente sencilla, ese apoyo vale más que cualquier cosa. Gracias a Dios pudimos hacer varias cosas que están para la gente.

¿Podrías describir el momento previo a lanzar tu candidatura?
-Fue un acto de inconciencia (risas), yo dije yo me mando de una, pero empecé a trabajar antes del año 95, cuando se empezaban a vislumbrar la separación de varios distritos, con estudios profundos, de cómo íbamos a tener la administración, la salud, la educación, la seguridad.  Eso hubo que estudiarlo mucho, junto a especialistas de la Provincia.

¿Recordás el día que asumiste?
-Antonio me apoyó mucho, pero yo le decía que no tenía experiencia en la administración pública. Recuerdo que gané por el 85% de votos y yo me pregunté de dónde salió tanta gente (risas), pero el justicialismo tiene estas cosas. Estaba muy feliz. Me acuerdo cuando entré a la municipalidad y me pregunté ¿ahora qué hago acá?
Pero después empecé a entrar al juego, la Provincia nos ayudó, empezamos a comprar maquinarias, empezamos a equiparnos de a poco y a trabajar. 

¿Se dieron muchas turbulencias en ese primer período?
-Las turbulencias se dan en todo momento, porque uno nunca llega a tapar todas las problemáticas que se presentan en un municipio, pero veo en otras circunstancias que no tapan las más indispensables.

¿Qué nota en la sociedad de nuestro distrito desde su primer mandato hasta la actualidad?
-Noto con tristeza que estamos involucionando en muchos aspectos, especialmente en lo cultural, en el nivel de vida, en las posibilidades de las personas de mejorar, de progresar. Yo veo que está todo muy problematizado, antes había problemas, pero ahora se han profundizado.
Lo que veo es que en los últimos años se ha complicado por la gran cantidad de gente que ha venido para estos lugares. Yo soy una de las artífices, debido a la llegada del tren eléctrico.

¿Qué puede responder  hoy Brígida sobre lo que significó la llegada del tren eléctrico?
-Mitad por mitad, porque primero, el tren es una ventaja para aquellos que van a estudiar o a trabajar a Buenos Aires. 
Luego nos ha venido una gran población de golpe, será en una década, pero porque en muchos barrios llega el gas natural, el agua y en muchos llega cloacas, hay escuelas, etc., eso es una oportunidad para mucha gente que viene de afuera.

¿Cómo nota el distrito hoy por hoy?
-Sanvicentinos somos todos, Alejandro Korn, San Vicente y Domselaar y aún la gente de campo. Creo que San Vicente ha tomado un auge más para la zona de Canning, se identifican con esa zona. Nos están olvidando a los de Alejandro Korn y a los de Domselaar, yo lo siento así. Se le da más importancia a la cabecera del distrito. Espero que todo se subsane, pero siento que no tenemos tantos servicios como los sanvicentinos.

¿Qué evaluación hace de su último período?
-Mi último período yo lo evalúo como una continuidad de los otros, porque siempre cerré las cuentas en positivo, jamás en rojo. En ese aspecto fue positivo, la decisión de no volver a presentarme fue mía, todos tenemos etapas en la vida y debemos asumirlas. Debemos asumir también que a través del tiempo todos tenemos un desgaste. Tenemos que saber mirar que hay jóvenes con mucha capacidad, con muchas ganas. Yo creí en eso, que debía venir una persona joven, con fuerza y con ímpetu. Y lo sigo creyendo, y  sigo esperando que aparezca ese joven o esa joven.

Imagino la dificultad de esa decisión...
-No fue fácil, pero tengo muchas determinaciones, mi objetivo principal era ver a una persona que tome una posta. Claro que tenía que ser así. La gente eligió otra persona con menos años que yo, pero bueno, yo no soy crítica de otras gestiones, porque la gente tiene la oportunidad de serlo cada dos años. Entonces no tengo por qué hablar yo, la gente debe tener mucha claridad mental a la hora del voto. Sigo esperando a esa persona joven que haga que el distrito de San Vicente sea más grande, más vivible de lo que fue y donde la gente tenga oportunidades. Ahí me voy a sentir bien.

¿Qué le dejó la política?
-Muchas satisfacciones. Yo creo que se pueden hacer muchas cosas positivas, ver lo que la gente necesita e ir por ese camino. Obviamente que la economía debe estar al servicio de la política, para poder ejecutar.

¿Cuál es su opinión sobre Mauricio Gómez?
-Mauricio es una persona excelente, es amable, de bien. Es una persona que conoce mucho San Vicente, pero creo que hay un problema, que es que no se está aprovechando gobierno provincial y nacional del mismo signo. Eso hay que exprimirlo, en el buen sentido, para el gobierno de San Vicente. Yo no veo muchos resultados de eso, deberíamos tener muchas más bajadas en obras concretas, podría haber más.

Y otra cosa que puedo decir, es que me gustaría que tuviera equipos más expertos en la función pública. Muchas veces uno no puede elegir gente solo por tener confianza, se tiene que poner expertos. Yo creo que podría tener gente más experimentada en la materia, no me voy a poner a cuestionar el tema de la confianza, me parece perfecto. Es su manera de gobernar, pero es imprescindible tener equipos con experiencia en la función pública, que no es lo mismo que ser empresario.

Hacemos pequeño ping-pong y usted da su opinión sobre algunos personajes de la política actual.
-Está bien.

Nicolás Mantegazza.
-Es un compañero que trabaja con el ex intendente Daniel Di Sabatino.

Daniel Di Sabatino.
-Que lo juzgue la gente.

Roberto Vázquez.
-Es un advenedizo del distrito, y según lo que leo y veo es un ambicioso desmedido. No me imagino cómo podría llevar adelante su gestión.

Diego Barralle.
-Ha tenido su ascenso, es peronista, no congenio con muchas de sus acciones. Pensó que iba a hacer una cosa, pero le salió mal la historia. Pero como persona y peronista lo respeto.

Federico Tomazín.
-Es un buen chico.

¿Qué avizora para un futuro cercano?
-Ahora avizoro que tenemos que esperar a que surja algo concreto, real, y que la gente lo pueda votar con confianza. No avizoro nombres. Alguno se sentirá tocado, pero es lo que pienso.  Todavía no vislumbro un buen candidato para el 2019.

Par finalizar, ¿qué significó la política en su vida?
-Para mi representó poder darle a mi pueblo un mejor bienestar, un poco de mejora en la calidad de vida. Y creo que esa es la función de la política, estar al servicio de la gente. No se podrá acudir a las particularidades de cada uno, pero sí a las generalidades. Para eso nos votan, para que resolvamos los problemas que tiene la gente del distrito.


Agradecemos a la señora Brígida Malacrida de Arcuri por tomarse un tiempo para la entrevista, ya que no es común que declare a los medios. Muchísimas gracias.

Comentarios

  1. Todo re positivo y color de rosa.... nadie tiene una manchita. ... para el pueblo lo que es del pueblo los terenos se venden, se distribuye la riqueza con los humildes como buen peronista... para que no se corte la luz minimo... digo alguito

    ResponderBorrar
  2. Parece que vi e en italia y que los hijos de los i tendentes juegan en plazas de nordelta.... haber si arreglan los juegos de nuestros hijos de la macias y la estacion... con dos mangos se hace si a la tumba nadie se lleva nada y lo que importa es el presente.

    ResponderBorrar
  3. A mi que me maten. Pero una rampa en la esquina de la estacion voy a hacer y no nos oñvidemos que arrancamos con ranchito en korn y obtuvieron pedazo de chalet compartan la verdad. Voy a acabar con la corrupcion de san vicente con mi vida

    ResponderBorrar
  4. Por peron sangre y patria carajo

    ResponderBorrar

Publicar un comentario